Main menu

Pages

Las cinco frases que todo turista debe evitar




Las cinco frases que todo turista debe evitar


No es novedad que pensar antes de hablar es bien recomendado. Pero esto se hace más necesario cuando nos disponemos a viajar a otro país. Muchas veces las fórmulas idiomáticas que para algunos pueden resultar comunes, en otro destino pueden generarnos algunos inconvenientes.

Por eso, además de conocer algunas palabras básicas del idioma original del país de destino, es recomendable evitar algunas expresiones que detallamos a continuación:

-“¿Habla inglés?”: por más que sea el idioma de referencia a nivel internacional, hay algunas frases básicas que todo turista debe saber al cruzar las fronteras de su país. Por eso, incluso si se está lejos de hablar fluidamente el idioma de destino, no está demás conocer fórmulas básicas como: “hola”, “por favor”, “muchas gracias” y “¿dónde se encuentran los sanitarios?”.

-“¿Tiene cambio?”: Si el valor del taxi que tomaste está cerca del dinero en tu billetera, nunca pidas cambio a riesgo de causar una mala impresión. o reacción del conductor. Lo mismo vale a la hora de dar propina al mozo o al guía de turismo. Para evitar cualquier situación incómoda, siempre tenga a mano cambio en el bolsillo.

-“¿Podría ayudarme? Estoy perdido y estoy alojada en X hotel”: Los turistas despistados que brindan demasiada información son usualmente presa fácil de criminales. Nunca admita que está perdido. Siempre es más fácil y seguro pedir dirección para llegar a un destino preciso.

-“No quiero ir allí. No encontré ninguna referencia en internet”: Acostumbrarse a buscar referencias de lugares en internet le ha solucionado el paseo a más de un turista. Pero en caso de no haber encontrado información sobre un destino en la web, nunca lo descarte especialmente si viene recomendado por un lugareño.

-“No tengo una bomba”: El momento de pasar por una revisión, especialmente en los aeropuertos, ya es de por sí difícil y engorrosa. Por eso no es recomendable empeorar la situación con bromas piadosas, que puedan ser mal interpretadas por los agentes de seguridad. Por más que la situación pueda parecer ridícula, es preferible evitar comentarios desatinados que incluso puedan llevar a una multa.