Main menu

Pages

Lyon, la capital mundial de la Seda






Europa nos ofrece un gran abanico de atracciones turísticas, y muchas veces para hacer el viaje un poco más corto solemos ir solamente a las capitales de los países y nos olvidamos de que muchas de las atracciones más importantes, se encuentran más allá del centro del país. Por eso es bueno investigar sobre la historia de la cultura de cada país que visitemos.
Lyon

Francia es uno de los países europeos más ricos en arquitectura histórica y que guarda una variedad de estructuras que mantiene casi intactas. Una de las localidades más pintorescas de este país es Lyon, la cual tiene una gran influencia Celta, esto lo podremos notar en el arte, la sociedad y la arquitectura.

Esta ciudad es considerada Patrimonio de la Humanidad, debido a su gran riqueza cultural e histórica. En la antigüedad era considerada como la Capital Mundial de la seda, debido a la gran cantidad de talleres que se encontraban procesando esta tela alrededor de toda la localidad, eran tantos que llegó a ser la productora más grande de todo el continente europeo.

Esta ciudad tiene obras arquitectónicas que la hacen única e incomparable como es la Catedral de Saint Jean Baptiste, en la cual se pueden ver obras artísticas de estilo Renacentista como también el llamativo estilo Rococó que marco toda una época en Francia. Esta Iglesia fue construida hace más de 10 siglos. Posee una estructura de tamaño medio pero con una arquitectura sumamente detallista y llena de ornamentos, la cual la distingue de cualquier otra iglesia de su época.

Además de esta estructura religiosa posee una de las más importantes de toda Francia que es la famosa Basílica de Notre Dame de Foouviére , la cual se ubican en el barrio llamado Croix Rousse, en el cual también se puede encontrar otra gran atracción como el Gran Teatro Romano.

Una de las cosas más importantes cuando uno viaja, es probar la gastronomía local, y Lyon precisamente tiene un excelente nivel gastronómico. Tiene recetas típicas que nadie debería irse sin probarlas, como las ensaladas con su exquisita salsa lyonesa o su riquísima sopa de cebolla.